El curso tiene como objetivo invitar a los estudiantes a reflexionar sobre la posición privilegiada del hombre como ser hecho a imagen de Dios, entendiendo qué es lo que nos define como seres humanos y cuáles son las implicancias de ello para nuestras vidas.

Este tópico es de vital importancia, puesto que nos permite entender nuestra propia esencia y el propósito para el que fuimos creados. Además, el conocimiento de esta doctrina nos permitirá tener un mayor entendimiento de otras áreas de la teología sistemática como la doctrina del pecado o de la salvación.


A lo largo de este curso estudiaremos los fundamentos de la Teología Reformada, en pocas palabras, regresaremos a las fuentes y raíces de la teología de los reformadores protestantes y el corazón del evangelicalismo histórico y bíblico...